El gris y el coral forman una combinación perfecta, un dúo dinámico, una dupla imbatible.  En esta pareja, la vivacidad del coral se encuentra perfectamente balanceada por la neutralidad del gris.  Este matrimonio ideal es capaz de poblar cualquier espacio de la casa sin generar sobrecargas ni faltantes.  Veámos algunos ejemplos! Un living neutro en el