A veces tenemos una sola habitación para alojar a un niño y a una niña.  Si bien esta misión parece muy difícil puede ser resuelta de forma práctica y bella.

Este dormitorio de aires nórdicos marca bien las diferentes zonas.  Para lograrlo se vale de una buena paleta de colores, que incluye los neutros, como así también de pocos elementos pero muy alusivos a cada sexo.

hab 2

Este cuarto juega no sólo con los colores sino también  con los motivos para limitar.  Lo interesante: su disposición alargada.

hab 1

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Pequeocio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...