El dormitorio de los niños es un espacio ideal para dejar volar nuestra imaginación.  En él es posible librarnos de todas nuestras convenciones adultas y ponernos a jugar!

Empezamos por una opción en la que el blanco manda.  Para dar un toque de color y sorprender alcanza con algunos pocos detalles como unos banderines o un trozo de papel mural.  Con estos pequeños giros es posible torcer la “sencillez del puro blanco”.

foto-dormitorio-blanco

El bordó no suele ser de los tonos más elegidos para los espacios infantiles, sin embargo es una opción totalmente válida.  Para complementarlo, tonos claros como blancos.  De esta manera se evita que el dormitorio genere sensación de encierro.  Para cerrar un detalle que nos encanta:  las fotos en la pared!

foto-dormitorio-bordo

Cerramos con un ambiente que apuesta a lo lúdico.  En este dormitorio la pintura pizarra, los juegos y las letras dan la nota.  El resultado una atmósfera que invita al placer y al saber.

foto-dormitorio-pizarra

Escrito por Andrea Korniusza de Decocasa

Imágenes vía: Ideas casas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...